10 de julio de 2022

Como evitar momentos de enojo y estrés detrás del volante

Cuando los conductores sienten que les faltan al respeto,  algunos expresan su enojo, ya sea desde seguir a un auto a toda velocidad o deteniéndose para pelear. 

Los conductores dan volantazos erráticamente mientras hablan por teléfono o se lanzan a toda velocidad peligrosamente entre otros autos. El estruendo de las bocinas te mantiene en vilo mientras el tráfico se acumula. Es suficiente para poner a prueba la paciencia de cualquiera.

En algunos casos, estos sentimientos pueden llevar a sentir “furia al volante”, una conducción agresiva causada por el estrés o el enojo.

Suele ocurrir cuando los conductores sienten que les faltan al respeto, como cuando otro auto les corta el paso de forma brusca, explica Ryan Martin, profesor de psicología y decano asociado de la Facultad de Artes, Humanidades y Ciencias Sociales de la Universidad de Wisconsin-Green Bay.

Algunas personas expresan su enojo mientras manejan, como por ejemplo, al seguir a un auto a toda velocidad o deteniéndose para pelear, dijo Martin, autor de “Why We Get Mad: How to Use Your Anger for Positive Change”.

“Como están enojados, frustrados e irritados, toman peores decisiones de las que tomarían en otras circunstancias”, dijo, “y todas esas malas decisiones pueden provocar lesiones accidentales, daños o la muerte”.

Otros llevan al volante el estrés que sienten en casa o en el trabajo, y algo pequeño puede desencadenar que conduzcan de forma agresiva, dijo Emanuel Robinson, psicólogo y jefe de prácticas e investigador científico senior del Centro de Desempeño Humano y Seguridad de Battelle, una organización sin fines de lucro que se dedica a la investigación científica y tecnológica aplicada.

El poder del anonimato

Muchos conductores se sienten anónimos en la carretera, lo que los lleva a realizar acciones que de otro modo no harían, dijo Robinson.

“Una persona no se pondría simplemente al frente de una fila a la que acaba de llegar”, dijo. “Sería muy inusual”.

A menudo, las personas adoptan una imagen más agresiva y grosera de lo que es socialmente aceptable mientras conducen, porque creen que no son identificables y que no volverán a ver a los demás conductores.

Los conductores también pueden tener la falsa sensación de que ciertas acciones, como frenar bruscamente para reducir la velocidad y luego acelerar, son fáciles y seguras de hacer, dijo Martin.

“La ironía es que no es seguro para nada”, dijo, “y hay consecuencias muy reales que pueden producirse”.

Cómo calmar la furia al volante

Cuando se está enojado, suele ser difícil ver la situación desde una perspectiva diferente, dijo Robinson. En esos momentos, hay que empezar por respirar hondo y no responder inmediatamente, dijo.

También existe esta noción en la que se asume lo peor de los demás y se culpa a su personalidad, dijo Robinson, pero cuando se trata de uno mismo, lo atribuimos a factores externos.

“Esta persona se me metió porque es una mala persona”, dijo. “Pero si yo le corto el paso a alguien, es un error”.

Escuchar música tranquilizadora o podcasts mientras conduces también puede ser relajante, dijo Robinson. Es difícil enojarte cuando tienes tu atención en un podcast, dijo.

Por último, si los embotellamientos en las autopistas te provocan enojo y estrés, intenta tomar una ruta equivalente que pase por carreteras locales con menos autos, si es posible, dijo Robinson.

Planificar

Si notas un patrón de conducción agresiva, deberías idear estrategias de afrontamiento antes de salir a la carretera, dijo Martin.

“Conducir es uno de los peores momentos para tratar de controlar la ira, porque no se piensa con claridad”, dijo.

Los conductores pueden planificar de antemano cómo van a reaccionar, dijo Martin. Por ejemplo, si otro conductor les corta el paso, se dirán a sí mismos que son el tipo de persona que lo deja pasar, dijo.

Además, salgan antes cuando conduzcan a un destino para limitar el estrés que puede producir la posibilidad de llegar tarde, añadió Martin.

Si vas con retraso, respira profundamente y evita pensamientos como “el tráfico me va a arruinar el día”, dijo.

“Sí, es frustrante, pero en realidad solo me va a retrasar, y eso no es lo peor del mundo”, propone Martin como un mensaje que decirse a sí mismo.


TEMAS