9 de marzo de 2021

‘CRIMEN EN EL CAIRO’: CINE NEGRO CON AIRES EGIPCIOS

El cineasta Tarik Saleh, autor de las cintas ‘Metropia’ y ‘Tommy’, ganó los principales premios en los festivales de Sundance y Valladolid con este eficaz y potente policíaco negro que tiene como trasfondo el movimiento revolucionario de 2011 en Egipto. Desde el 4 de marzo se encuentra disponible en la plataforma Arcadia Films

Por Pablo Arriagada Ray.

LA HISTORIA

El argumento presenta a Noureddine (Fares Fares), protagonista absoluto del film, un detective de El Cairo que, por conexiones familiares y políticas, tiene un promisorio futuro dentro de la policía local. Duro en sus modos, implacable en su accionar, este (anti)héroe acepta formar parte de una fuerza corrupta en todos sus niveles y estamentos, que además vive sometida a los dictados de los poderosos  y del control de los organismos de inteligencia.

Sin embargo, cuando le toca investigar el asesinato de una hermosa joven en el hotel Nile Hilton, sus aparentes seguridades, certezas y convicciones empezarán a tambalear. La aparición de una seductora cantante con la que tendrá una relación íntima, las presiones de sus superiores y el enfrentamiento con un poderoso empresario y político, lo llevarán a vivir con un riesgo impensado hasta entonces, y mostrar una nueva faceta en su personalidad: su lado más humano.

DETALLES

Inspirada en la historia real del asesinato de la cantante libanesa Suzanne Tamim en 2008, que acabó con la condena de un empresario egipcio y un miembro del Parlamento, ‘Crimen en el Cairo’  (The Nile Hilton Incident) es un thriller político sombrío, pero fascinante, cine negro en estado puro, que ofrece una visión pesimista de la capital egipcia, su sociedad y sus instituciones, por la corrupción e impunidad existente. La policía, por ejemplo, se muestra como una empresa familiar y un centro de recaudación de dinero.

El director nos presenta los personajes clásicos del género, un detective, la femme fatale, la corrupción y el dinero, no hay una sola escena de la película que el humo del tabaco no invada la pantalla. Con momentos que remiten a cintas policiacas y clásicos del cine negro como ‘Bad Lieutenant’ o ‘Chinatown’, el cineasta le da un toque original y exótico al género, por enlazarlo en el tiempo con hechos históricos, la Revolución egipcia de 2011, con manifestaciones y revueltas por todo el país, cuyo principal objetivo es forzar la salida del presidente Hosni Mubarak. La trama va in crescendo, se mantiene la tensión en todo el metraje, para acabar casi en una tragedia social, porque el clímax de la película coincide con el día de la revuelta en la Plaza Tahrir. 

El actor sueco de origen libanés, Fares Fares exuda un aire de pesimismo resignado mientras intenta resolver los casos. A medida que más investiga, más corrupción encuentra y pone su vida en peligro también. Cansado de seguir siendo cómplice de un sistema corrupto, hastiado de ser empujado por los ricos y poderosos, harto de ayudarlos para aplastar los derechos humanos básicos, el policía necesita poner fin a las mentiras y así encontrar su redención.

Otra característica de ‘Crimen en el Cairo’ que la dota de una identidad singular dentro del género negro, es el importante papel que le da a la ciudad, una verdadera metáfora de las tensiones humanas, sociales y religiosas. Una me metrópoli llena de contrastes entre los barrios bajos y los barrios elegantes de la alta sociedad. Una El Cairo en constante tensión, siempre a punto de estallar. 

La cinta fue integrada este 4 de marzo a la plataforma On Demand de Arcadia Films, bajo el contexto de ‘Cine del Medio oriente’, en la que además se agregaron las películas israelitas ‘Mis Hijos’, ‘Descubriendo a mi hijo’ y ‘El Respostero de Berlín’, más detalles de estos filmes, aquí