4 de agosto de 2021

Deshielo del Ártico está liberando sustancias químicas “eternas” que son tóxicas para humanos y animales

Los empresas ubicadas alrededor del mundo liberan altas concentraciones de estos químicos a la atmósfera y el viento las transporta hasta el Ártico. "Estas sustancias dañinas se liberan de manera eficiente en el agua de mar circundante", escribieron los expertos de la Universidad de Lancaster en su estudio. 


Los animales en el Ártico no solo están sufriendo a causa de la pérdida de su hábitat, ya que una nueva investigación reveló que el deshielo de este lugar está liberando una serie de sustancias químicas catalogadas como “eternas”, las cuales son altamente tóxicas.

Seres como los osos polares y las focas estarían expuestos a las sustancias polifluoroalquílicas y perfluoroalquiladas (PFAS), las cuales no se descomponen de forma natural en el medio ambiente y son utilizadas para una gran variedad de procesos y productos.


Los empresas ubicadas alrededor del mundo liberan altas concentraciones de estas sustancias sintéticas a la atmósfera y el viento las transporta hasta el Ártico. Allí se acumulan en el hielo hasta que se este se derrite, terminando en el océano, donde pueden tener contacto directo con animales y humanos.


“Debido a que el hielo del Ártico se está derritiendo más rápidamente que antes, estos químicos dañinos se liberan de manera eficiente en el agua de mar circundante, lo que resulta en concentraciones muy altas”, escribieron los autores en un comunicado de prensa.


Las PFAS no viajan por el mar, como se pensaba previamente, sino que a través de la atmósfera. El equipo espera que este hallazgo inste a las autoridades internacionales a implementar legislaciones rigurosas que prohíban este tipo de productos químicos dañinos.

“La naturaleza cambiante del hielo marino, con periodos de deshielo más tempranos y erráticos, podría estar alterando el procesamiento y la liberación de contaminantes junto con nutrientes clave, lo que a su vez afecta a la biota en la base de la red alimentaria marina“, dijo el químico Crispin Halsall.