25 de julio de 2022

El extraño y enredado objeto descubierto en Marte por rover de la Nasa

La explicación más plausible es que es probable que sean restos de un componente utilizado para bajar el explorador robótico a la superficie marciana en febrero de 2021.

¿Es una planta rodadora? ¿Un trozo de hilo de pescar? ¿Espaguetis?

Un enredado objeto descubierto por el rover Mars Perseverance de la Nasa ha intrigado a los observadores del espacio, dejando algunos irónicos comentarios sobre la calidad de la comida italiana en el Planeta Rojo.

Pero la explicación más plausible es más prosaica: es probable que sean restos de un componente utilizado para bajar el explorador robótico a la superficie marciana en febrero de 2021.

“Hemos estado discutiendo de dónde es, pero se especula que es un trozo de cuerda del paracaídas o del sistema de aterrizaje que baja el rover al suelo”, dijo a la agencia AFP un portavoz del Laboratorio de Propulsión a Chorro de la Nasa.

“Tenga en cuenta que no tenemos confirmación de que sea uno u otro”, agregó.

El bulto de escombros fue visto por primera vez el 12 de julio por la cámara delantera izquierda para evitar peligros del rover, pero cuando Perseverance regresó al mismo lugar cuatro días después, ya no estaba.

Probablemente fue arrastrado por el viento, como una pieza de una manta térmica que podría provenir del sistema de aterrizaje propulsado por cohetes, que se detectó el mes pasado.

La basura acumulada que dejó Perseverance se considera un pequeño precio a pagar por los nobles objetivos científicos del rover de buscar firmas biológicas de antiguas formas de vida microbiana.

Y estos artículos pueden algún día convertirse en artefactos valiosos para los futuros colonos de Marte.

“Dentro de unos cien años, los marcianos recogerán ansiosamente todas estas cosas y las exhibirán en museos o las convertirán en ‘joyas históricas’”, tuiteó el astrónomo aficionado Stuart Atkinson.

Un viaje apasionante

El rover Perseverance de la Nasa suma un año en Marte, pero después de una etapa introductoria, ahora comenzará una nueva misión descrita como la más importante desde que está en suelo marciano. El vehículo autónomo tendrá que subir a un montículo de un antiguo delta que formó un río marciano para recolectar rocas que podrían albergar signos de vida extraterrestre que pudo existir en la superficie del planeta rojo hace millones de años.

El viaje que comenzó el 14 de marzo, y en el cual el robot recorrió 5 kilómetros, a un antiguo delta de un río dentro del cráter Jezero, donde existió un lago hace miles de millones de años.

Este delta es una de las mejores ubicaciones en Marte para que el rover busque signos de vida microscópica pasada, ya que el cráter fue una especie de lago en el pasado, por lo que es un lugar ideal donde poder buscar restos de vida si es que las hubo en el pasado remoto de Marte.

Si en la Tierra, los ríos y las lluvias arrastran cuerpos y elementos de vida y quedan en los lechos como los lagos, esto es lo que los científicos esperan encontrar en este cráter, aunque más que encontrar un esqueleto (que es lo que encontraríamos acá) las evidencias en Marte probablemente sean elementos orgánicos incrustados en las rocas.

Por ello, usando un taladro en el extremo de su brazo robótico y un complejo sistema de recolección de muestras en su vientre, Perseverance estará recolectando núcleos de roca para regresar a la Tierra, la primera parte de la campaña Mars Sample Return, un proyecto que busca enviar una nave espacial al planeta rojo para recoger las muestras recolectadas por el rover.

Asimismo, el robot deberá “empaquetar” las muestras recolectadas, para que a fines de esta década sean enviadas a la Tierra y así puedan ser analizadas en profundidad.


TEMAS