13 de junio de 2022

El riesgo de tomar una decisión en un determinado estado emocional

Tomar decisiones cuando estamos enfadados no suele dar buenos resultados, ni tampoco si la decisión se toma en un estado de euforia.

El afecto heurístico es un atajo mental que permite a las personas tomar decisiones y resolver problemas de forma rápida y eficiente. En este proceso influye la emoción (miedo, placer , sorpresa, etc.), es decir, la respuesta emocional afecta a la decisión, jugando un papel principal en la toma de decisiones.

Se trata de un proceso que funciona por debajo de la conciencia y que acorta el tiempo de toma de decisiones, permitiendo a las personas funcionar sin tener que realizar una búsqueda exhaustiva de la información. Esta forma de actuar se produce rápida y involuntariamente en respuesta a un estímulo, por lo que el proceso afecta al estado de ánimo durante un periodo corto de tiempo.

El afecto heurístico surge normalmente mientras juzgamos los riesgos y beneficios de algo, dependiendo de los sentimientos positivos o negativos que asociamos a un estimulo. Es el equivalente a actuar según el corazón.

Los investigadores han encontrado que si tus sentimientos hacia algo son  positivos, entonces es probable que juzgues minusvalores los riesgos y sobreestimes los beneficios, mientras que si sus sentimientos hacia una actividad son negativos será más propenso a sobreestimar los riesgos como altos y minusvalorar los beneficios.

La investigación ha demostrado que los riesgos y beneficios tienen una correlación negativa en la mente de las personas. Las investigaciones han revelado que las personas realizan sus juicios sobre una actividad o una tecnología no solo por lo que piensan al respecto, sino también por cómo se sienten al respecto.

Cuando estamos discutiendo con alguien y tenemos que tomar una decisión o emitir algún comentario delicado, se debe tomar la decisión  mejor mañana. Muchas decisiones desacertadas se han tomado en pleno estallido emocional.

Los seres humanos estamos lejos de ser la máquina racional que algunos aspiran a ser. Lo queramos o no; nuestra mente está preparada y predispuesta para tomar las decisiones de manera rápida y utilizando solo una parte de la información. De hecho, muchas veces tomamos decisiones antes de  darnos cuentas de que la hemos tomado y seguimos dándole vueltas y vueltas a algo que para nosotros ya tiene un destino: el que nosotros hemos elegido.

Referencia: Articulo mente maravillosa


TEMAS