31 de marzo de 2022

Estudio dice que comer palta reduce el riesgo de sufrir un ataque cardíaco

La investigación duró años y fue aplicada a más de 100 mil personas, en quienes se observó que consumir media ración de palta al día reduce entre un 16% y 22% el riesgo de sufrir un ataque cardíaco. 


Comer paltas reduce el riesgo de infarto o ataque cardíaco tanto en hombres como en mujeres, incluso cuando se consumen en lugar de mantequilla, queso o carnes procesadas, según un nuevo estudio.

Las enfermedades cardiovasculares son una de las principales causas de muerte en todo el mundo, y se cobran casi 18 millones de vidas al año, según la Organización Mundial de la Salud. Tan solo en Estados Unidos, los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés) afirman que las enfermedades cardiovasculares están detrás de la pérdida de una vida cada 36 segundos.

Comer al menos dos porciones de paltas a la semana redujo el riesgo de sufrir un ataque cardíaco en un 21% en comparación con evitar o no comer aguacates frecuentemente. Sin embargo, no hubo un beneficio equivalente en la reducción del riesgo de apoplejías o ataques cerebrales, según el estudio publicado este miércoles en el Journal of the American Heart Association.

Una ración de palta, que es una fruta, se definió como “½ palta o ½ taza de palta, que pesa aproximadamente 80 gramos“, dijo la autora del estudio, Lorena Pacheco, investigadora postdoctoral del departamento de nutrición de la Escuela de Salud Pública T.H. Chan de Harvard, en Boston.

“Aunque ningún alimento es la solución para llevar una dieta saludable de forma rutinaria, este estudio es una prueba de que las paltas tienen posibles beneficios para la salud“, dijo Cheryl Anderson, presidenta del Consejo de Epidemiología y Prevención de la Asociación Estadounidense del Corazón (AHA, por sus siglas en inglés), en un comunicado. Anderson no participó en el estudio.

“Necesitamos desesperadamente estrategias para mejorar la ingesta de las dietas saludables recomendadas por la AHA, como la dieta mediterránea, que son ricas en verduras y frutas”, dijo Anderson, que también es profesora y decana de la Escuela Herbert Wertheim de Salud Pública y Ciencias de la Longevidad Humana de la Universidad de California en San Diego.

Prevenir las enfermedades cardíacas

Prevenir las enfermedades del corazón significa mantener bajo control el peso, la presión arterial y el colesterol, dormir bien y hacer ejercicio con regularidad, controlar el estrés, limitar el consumo de alcohol y evitar el consumo de tabaco, y seguir una dieta saludable con menos azúcar, alimentos procesados y grasas saturadas, según la Biblioteca Nacional de Medicina.

La Asociación Estadounidense del Corazón afirma que el cuerpo necesita la grasa para aumentar la energía, proteger los órganos, producir hormonas y ayudar a la absorción de nutrientes. Sin embargo, las grasas monoinsaturadas y poliinsaturadas son las opciones más saludables para el corazón. El aceite de oliva, el aceite de canola, el aceite de cacahuate, el aceite de cártamo y el aceite de sésamo son fuentes de grasas monoinsaturadas, junto con las paltas, la mantequilla de cacahuate y muchos frutos secos y semillas.

Las grasas saturadas y las grasas trans aumentan los niveles de LDL, conocido como “colesterol malo”, según la AHA. Las grasas saturadas, como la mantequilla, suelen ser sólidas a temperatura ambiente y se encuentran en los productos lácteos enteros, los huevos, los aceites de coco y de palma, y los cortes grasos de carne de res, cerdo y aves con piel.

Las grasas trans fabricadas artificialmente, también llamadas aceites parcialmente hidrogenados, aumentan el colesterol malo LDL y reducen el colesterol bueno HDL, lo que puede aumentar el riesgo de enfermedades cardíacas, accidentes cerebrovasculares y diabetes de tipo 2. A menudo se encuentran en “alimentos fritos, como las donas, y en productos horneados, como pasteles, bases de tartas, galletas, pizza congelada, galletas saladas, margarinas en barra y otros productos para untar”, según la AHA.