1 de diciembre de 2022

Lo grave que puede llegar a ser un golpe de calor en los perros

Si un perro tiene calor le costará moverse y estará agotado. Cuando la nariz está reseca puede ser una señal de que la temperatura corporal ha subido más de lo normal.

Con la llegada de las altas temperaturas nuestros perros también van a sentir calor y debemos estar atentos a su bienestar para evitar problemas derivados de la subida de su temperatura corporal, que pueden llegar a ser tan graves como el golpe de calor, potencialmente mortal. Es lo que sucede cuando, por desinformación, se deja al perro encerrado dentro del coche, por ejemplo, o se saca a pasear a horas indebidas. Para evitar que esto suceda, veremos cómo saber si un perro tiene calor, así como consejos para mantenerlo fresco.

¿Cuál es la temperatura normal de un perro? 

La temperatura normal de los perros es de unos 37,8-39,2 ºC, por lo tanto no debemos tomar como referencia los parámetros humanos. Además de este dato también tenemos que tener en cuenta consideraciones como lassiguientes:​

  • El pelo de los perros les sirve como protección contra el sol y como regulador de la temperatura, por ello está desaconsejado raparlo y puede ser contraproducente cortarlo en algunas razas. Si tenemos dudas lo mejor es consultar siempre en una peluquería canina.
  • Los perros no pueden sudar como lo hacemos las personas, por lo que regulan su temperatura mayoritariamente mediante el jadeo. Así, soportan peor que nosotros el calor porque cuando la temperatura ambiente se aproxima a la corporal, el enfriamiento a través del jadeo no es tan eficaz. Debemos tener especial cuidado con el calor si nuestro ejemplar es un cachorro, un perro de edad avanzada, presenta alguna enfermedad, tiene obesidad o sobrepeso o pertenece a una de las razas de perros braquicéfalos, pues tienen más dificultades respiratorias.

Síntomas de un perro con calor 

Cuando un perro tiene calor lo manifestará mediante diferentes signos. Estos son los que nos tienen que poner en alerta:​

  • Reducción de la actividad. Un perro que siente calor tiende a disminuir sus movimientos. Así, es normal que lo veamos tumbado, estirado directamente sobre el suelo, o en zonas cubiertas y sombrías.
  • La respiración va a caracterizarse por los jadeos, más o menos intensos, con la lengua fuera de la boca. Los jadeos también se producen cuando el perro está acalorado tras haber realizado alguna actividad física de consideración.
  • Mucosas enrojecidas, que podremos apreciar fácilmente, ya que, al mantener la boca abierta, visualizaremos sin dificultad las encías y la lengua.

Observar cualquiera de estos comportamientos o signos en nuestro perro nos indica que está acalorado, por lo que tendremos que actuar para proporcionarle lo antes posible un espacio fresco. No hay que olvidar que un exceso de calor capaz de elevarle su temperatura corporal por encima de lo normal es potencialmente peligroso.

 ¿Cómo afecta el calor a los perros? 

Una vez que hemos aprendido a identificar si un perro tiene calor, pasamos a comentar las consecuencias de un exceso de temperatura, que pueden darse si un perro acalorado no tiene la posibilidad de refrigerarse. Así, cuando la temperatura corporal se eleva hasta los 40-43 ºC el perro corre el riesgo de sufrir un golpe de calor, que es un trastorno que puede llevarlo a la muerte. Produce síntomas como los siguientes:​

  • Mucosas muy enrojecidas.
  • Jadeos intensos.
  • Saliva espesa.
  • Dificultades respiratorias.
  • Vómitos.
  • Diarrea.
  • Shock, convulsiones y muerte en los casos más graves.

Se trata de una urgencia veterinaria. La primera medida es intentar bajar la temperatura del perro y estabilizarlo, aunque, aun así, el golpe de calor, por desgracia, provoca la muerte de un elevado número de perros, por ello es importante prestarle una rápida atención y adoptar medidas como las que veremos en el apartado siguiente para prevenirlo.

¿Qué hacer si mi perro tiene calor? 

Si nuestro perro tiene calor y no cuenta con la capacidad de termorregularse con eficiencia, puede verse en apuros. Por eso, si lo notamos acalorado o, aunque aparentemente esté bien, hace mucho calor, es conveniente que tengamos en cuenta medidas como las siguientes para que las consecuencias del calor en perros no sean fatales:​

  • Jamás dejes a un perro encerrado en un coche o en un lugar que pueda alcanzar temperaturas elevadas en poco tiempo.
  • Tiene que disponer permanentemente de agua fresca y limpia.
  • De la misma manera, deberá poder cobijarse bajo una buena sombra.
  • No lo pasees ni consientas que realice ninguna actividad física intensa en las horas de más calor.
  • Refréscalo mojándolo con un pulverizador o pasándole una toalla bien húmeda por el cuerpo.
  • Si cuentas con un lugar adecuado, ofrécele un barreño o una piscina con agua para que se refresque a su gusto.
  • Darle cubitos de hielo es otra buena opción con la que el perro se entretiene a la vez que se refresca.
  • Los helados caseros para perros son también ideales para esta función, además de permitirnos ofrecerle un alimento natural y saludable, que lo premia a la vez que complementa su dieta.
  • Baja la temperatura de la casa mediante el uso de ventiladores si no tienes aire acondicionado.
  • No olvides prestar atención especial a los perros más jóvenes, los enfermos, los más mayores o aquellos con sobrepeso.
  • Si tu perro continúa acalorado, consulta con tu veterinario.


TEMAS