2 de julio de 2021

Mujer de 82 años fue elegida para viajar al espacio junto a Jeff Bezos

Wally Funk entrenó como parte el programa Mercury de la NASA durante la década de los '60, pero se le negó la oportunidad de ir al espacio. Ahora, la destacada piloto finalmente podrá cumplir su sueño tras ser invitada a participar en la misión Blue Origin. 


Después de medio siglo de espera, Wally Funk, que se entrenó para el programa Mercury de la NASA, pero se le negó la oportunidad de ir al espacio, finalmente pasará su tiempo entre las estrellas.

La mujer de 82 años fue seleccionada por el hombre más rico del mundo, Jeff Bezos, para acompañarlo a él, a su hermano Mark Bezos y a un ganador de la subasta aún desconocido a un viaje suborbital el próximo 20 de julio.

Funk volará en New Shepard como una “invitada de honor”, según una publicación en el Instagram de Bezos, en la cual se muestra al multimillonario revelándole a la mujer que se unirá a la misión, mientras ella sonríe y grita emocionada.

Funk se ofreció como miembro del programa “Mercury 13”, también conocido como el “Programa Mujeres en el Espacio”, en febrero de 1961, que fue un esfuerzo financiado con fondos privados destinado a entrenar a mujeres para que vuelen en los primeros programas espaciales de la NASA.

Las 13 participantes del programa realizaron todo el entrenamiento. Funk se convirtió en la mujer más joven en graduarse del programa y le dijeron que “lo había hecho mejor y completó el trabajo más rápido que cualquiera de los chicos”, dijo durante un video sobre su participación en el vuelo de Blue Origin.

La mujer incluso pasó 10 horas y 35 minutos dentro de un tanque de privación sensorial en una prueba de Mercury 13, superando al famoso astronauta John Glenn. “Me comuniqué con la NASA cuatro veces y dije ‘Quiero convertirme en astronauta’, pero nadie me quiso aceptar“, reconoció Funk.

La estadounidense tiene una amplia experiencia pilotando aviones, registrando más de 19.600 horas de vuelo y enseñando a más de 3 mil personas a volar aviones privados y comerciales. “Tengo la licencia para todo lo que tiene la Administración Federal de Aviación (FAA). Y puedo dejarte atrás”, bromeó.

Sin embargo, Funk no necesitará toda su experiencia para volar en el vehículo New Shepard de Blue Origin. El sistema de cohetes y naves espaciales totalmente autónomos está diseñado para permitir que casi cualquier persona se convierta en astronauta después de unas pocas horas de entrenamiento.