14 de febrero de 2022

SEGÚN UN RECIENTE ESTUDIO DICE QUE REDUCIR CONSUMO DE CARNE Y LÁCTEOS PODRÍA AUMENTAR LA ESPERANZA DE VIDA HASTA UNA DÉCADA

Los mayores aumentos de la esperanza de vida se asocian a la ingesta de más legumbres, más cereales integrales y más frutos secos, al tiempo que se consume menos carne roja o procesada.


Los jóvenes pueden añadir más de una década a su esperanza de vida mediante cambios en la dieta, cambiando la "dieta occidental típica" por una dieta "óptima" saludable con más legumbres, cereales integrales y frutos secos y menos carne roja y procesada, según un nuevo estudio publicado en la revista PLOS Medicine.

¿Y qué de las personas mayores? Según los investigadores, en caso de optimizar la dieta, los mayores también obtendrían un aumento en la esperanza de vida, aunque menor, pero aun así sustancial.

La alimentación es fundamental para la salud, y se calcula que, a nivel mundial, los factores de riesgo dietéticos causan 11 millones de muertes y 255 millones de años de vida ajustados por discapacidad al año, revela un comunicado de prensa.

"Hasta ahora, las investigaciones han demostrado los beneficios para la salud asociados a grupos de alimentos separados o a patrones dietéticos específicos, pero han dado poca información sobre el impacto en la salud de otros cambios en la dieta. Nuestra metodología de modelización ha colmado esta laguna", afirma el autor principal del estudio, Lars Fadnes, de la Universidad de Bergen (Noruega).

Modelo estima impacto de los cambios dietéticos  

Los investigadores analizaron los datos de estudios existentes, como el estudio de la Carga Global de Enfermedades, para construir un modelo que estima instantáneamente el impacto de los cambios dietéticos en la esperanza de vida. 

Los investigadores han creado la calculadora "Food4HealthyLife", disponible al público en línea, para ayudar a los médicos, a los responsables políticos y a cualquiera que esté interesado en conocer el impacto en la salud de las elecciones alimentarias y el efecto que tienen en la esperanza de vida.

"Comprender el potencial relativo de salud de los distintos grupos de alimentos podría permitir a las personas obtener ganancias de salud factibles y significativas", afirman los autores. "La calculadora Food4HealthyLife podría ser una herramienta útil para los médicos, los responsables políticos y los profanos en la materia para entender el impacto en la salud de las elecciones dietéticas".

Los resultados demuestran que las dietas saludables, que incluyen menos carne roja o procesada, podrían alargar concretamente la vida de jóvenes hasta en 10,7 años entre las mujeres y 13 años entre los hombres.

Por su parte, también podrían alargar la vida de adultos de 60 años en ocho años para las mujeres y en 8,8 años para los hombres. Un adulto de 80 años podría ganar una media de 3,4 años con estos cambios dietéticos.