10 de febrero de 2022

¿VES TV ANTES DE ACOSTARTE? ESTUDIO DICE QUE PODRIA AYUDARTE A QUEDARTE DORMIDO

Dos estudios sobre el uso de aparatos tecnológicos antes de dormir arrojaron que no afectan negativamente la calidad del sueño, aunque los investigadores recomiendan que el tiempo de exposición sea reducido.


Contradiciendo a varios estudios sobre la higiene del sueño, dos nuevas investigaciones señalan que el uso de pantallas como la televisión o los teléfonos inteligentes ayudan a quedarse dormidos con más facilidad.

Esto pone en jaque la creencia de que todo tipo de consumo digital puede interrumpir los patrones de sueño. Además, en pleno siglo XXI es poco probable que una persona se pueda abstener de pasar tiempo frente a la tele o el celular en la noche.

El primer estudio, publicado en la revista Journal of Sleep Research, reclutó a 58 adultos que debieron informar qué tipo de medios (televisión, podcast, libro, entro otros) consumían antes de dormir, dónde los utilizaban (en la cama o en el living) y si estaban haciendo múltiples tareas (usar el teléfono mientras veían televisión).

Para obtener una información más detallada sobre la calidad del sueño, el equipo de la Universidad de Buffalo entrenó a los voluntarios para usar una máquina de electroencefalograma (EEG) en casa.

Los resultados sorprendieron a varios, ya que encontraron que la calidad del sueño no se vio afectada por el uso de la tecnologías a la hora de acostarse, sino que al contrario, la mejoró, especialmente si la persona veía brevemente televisión en su cama.

“Si vas a usar medios, como ver la televisión o escuchar música, antes de acostarte, mantenlo en una sesión corta y enfocada y es poco probable que experimentes resultados negativos en tu sueño esa noche”, explicó Morgan Ellithorpe, autora principal.

Un poco de scroll en RR.SS.

El segundo estudio reclutó a 32 jóvenes para que pasaran cuatro noches en un laboratorio de sueño y así analizar el efecto del uso de las redes sociales en la calidad del sueño.

Los resultados, publicados en la revista Sleep Medicine, detallan que navegar por las redes sociales durante 30 minutos antes de dormir no provoca ningún efecto negativo en la calidad de sueño. Por otro lado, el grupo de voluntarios que utilizó su teléfono para escuchar ejercicios de relación de 30 minutos presentó mejoras significativas en la higiene del sueño.

“Si bien la única actividad de usar las redes sociales en sí no parece tener fuertes efectos perjudiciales en la arquitectura del sueño, sigue siendo recomendable limitar el uso de cualquier actividad mediática a la hora de acostarse para obtener una cantidad suficiente de sueño reparador”, dicen los autores.